Libro de respuestas de especialidades JA/Crecimiento espiritual, actividades misioneras y herencia/Intervención en crisis

From Pathfinder Wiki
Jump to: navigation, search
This page is a translated version of the page Adventist Youth Honors Answer Book/Outreach/Crisis Intervention and the translation is 100% complete.

Other languages:
English • ‎español

Intervención en crisis
División Norteamericana

Crecimiento espiritual, actividades misioneras y herencia


Destreza: 3
Año de introducción: 2009


Contenido

Contents




Esta especialidad fue desarrollada en cooperación con los Servicios Comunitarios Adventistas



IA logo.png
Conexión Logros para la Investidura: Esta especialidad está relacionada con los requisitos de Logros para la Investidura para GUÍA Sirviendo a Otros que requiere al Conquistador escoger a completar requisitos seleccionados entre varias especialidades, incluyendo esta especialidad. La barra avanzada requiere el desarrollo completo de esta especialidad, de la cual es una opción.


1. Estar por lo menos en el décimo grado.

Los Conquistadores deben de estar suficientes maduros para este tema. Esta especialidad también incluye requisitos para los Guías, diseñado para estudiantes en el décimo grado escolar.

2. Explicar cómo Cristo alentó a las personas en situaciones de crisis en al menos 2 de las siguientes historias bíblicas. Identificar la naturaleza de las crisis o las necesidades humanas en cada historia que explique.

a. Juan 8:1-11

Juan 8:1-11 (RVR1995)
1 pero Jesús se fue al Monte de los Olivos. 2 Por la mañana volvió al Templo, y todo el pueblo vino a él; y sentándose, les enseñaba. 3 Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio y, poniéndola en medio, 4 le dijeron:

—Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio, 5 y en la Ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices?

6 Esto decían probándolo, para tener de qué acusarlo. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en tierra con el dedo. 7 Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo:

—El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella.

8 E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra. 9 Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, fueron saliendo uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los más jóvenes; sólo quedaron Jesús y la mujer que estaba en medio. 10 Enderezándose Jesús y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo:

—Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó?

11 Ella dijo:

—Ninguno, Señor.

Entonces Jesús le dijo:

—Ni Yo te condeno; vete y no peques más.


La mujer iba a enfrentar a la muerte, acusada de un delito capital. Ella estaba siendo usada por los judíos para atrapar a Jesús. Mientras que Jesús usó la sabiduría para salir de la trampa, Jesús también mostró compasión por la mujer acusada. Ella sabía lo que había hecho y Jesús eligió a perdonarla de sus pecados. Jesús fue creativo y desvió la atención de los judíos de acusar a la mujer y tratar de atraparlo hacia los propios problemas de ellos.

Es probably que no sepas los pecados de los que están en conflicto, ¿pero se puede buscar maneras creativas para resolver los conflictos y ayudar los que se encuentran en crisis?

b. Lucas 15:11-32

Lucas 15:11-32 (RVR1995)
11 También dijo: «Un hombre tenía dos hijos, 12 y el menor de ellos dijo a su padre: “Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde.” Y les repartió los bienes. 13 No muchos días después, juntándolo todo, el hijo menor se fue lejos a una provincia apartada, y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente. 14 Cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia y comenzó él a pasar necesidad. 15 Entonces fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual lo envió a su hacienda para que apacentara cerdos. 16 Deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba. 17 Volviendo en sí, dijo: “¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! 18 Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: ‘Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. 19 Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros.’” 20 Entonces se levantó y fue a su padre. Cuando aún estaba lejos, lo vio su padre y fue movido a misericordia, y corrió y se echó sobre su cuello y lo besó. 21 El hijo le dijo: “Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo.” 22 Pero el padre dijo a sus siervos: “Sacad el mejor vestido y vestidle; y poned un anillo en su dedo y calzado en sus pies. 23 Traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta, 24 porque éste, mi hijo, muerto era y ha revivido; se había perdido y es hallado.” Y comenzaron a regocijarse.

25 »El hijo mayor estaba en el campo. Al regresar, cerca ya de la casa, oyó la música y las danzas; 26 y llamando a uno de los criados le preguntó qué era aquello. 27 El criado le dijo: “Tu hermano ha regresado y tu padre ha hecho matar el becerro gordo por haberlo recibido bueno y sano.” 28 Entonces se enojó y no quería entrar. Salió por tanto su padre, y le rogaba que entrara. 29 Pero él, respondiendo, dijo al padre: “Tantos años hace que te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos. 30 Pero cuando vino este hijo tuyo, que ha consumido tus bienes con rameras, has hecho matar para él el becerro gordo.” 31 Él entonces le dijo: “Hijo, tú siempre estás conmigo y todas mis cosas son tuyas. 32 Pero era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano estaba muerto y ha revivido; se había perdido y ha sido hallado.”»


Más de un sermón ha sido predicado analizando esta historia, pero para esta especialidad, la historia muestra la aceptación de la familia y la necesidad de ser amado. El padre también se dirigió a las necesidades físicas de su hijo sobre la alimentación y hospedaje.

c. Lucas 8:40-56

Lucas 8:40-56 (RVR1995)
40 Cuando volvió Jesús, lo recibió la multitud con gozo, pues todos lo esperaban. 41 Entonces llegó un hombre llamado Jairo, que era un alto dignatario de la sinagoga; postrándose a los pies de Jesús, le rogaba que entrara en su casa, 42 porque tenía una hija única, como de doce años, que se estaba muriendo.

Y mientras iba, la multitud lo oprimía.

43 Pero una mujer que padecía de flujo de sangre desde hacía doce años, y que había gastado en médicos todo cuanto tenía y por ninguno había podido ser curada, 44 se le acercó por detrás y tocó el borde de su manto. Al instante se detuvo el flujo de su sangre. 45 Entonces Jesús dijo:

—¿Quién es el que me ha tocado?

Todos lo negaban, y dijo Pedro y los que con él estaban:

—Maestro, la multitud te aprieta y oprime, y preguntas: “¿Quién es el que me ha tocado?”

46 Pero Jesús dijo:

—Alguien me ha tocado, porque yo he sentido que ha salido poder de mí.

47 Entonces, cuando la mujer vio que había sido descubierta, vino temblando y, postrándose a sus pies, le declaró delante de todo el pueblo por qué causa lo había tocado y cómo al instante había sido sanada. 48 Él le dijo:

—Hija, tu fe te ha salvado; ve en paz.

49 Estaba hablando aún, cuando vino uno de casa del alto dignatario de la sinagoga a decirle:

—Tu hija ha muerto; no molestes más al Maestro.

50 Oyéndolo Jesús, le respondió:

—No temas; cree solamente y será salva.

51 Entrando en la casa, no dejó entrar a nadie consigo, sino a Pedro, a Jacobo, a Juan y al padre y a la madre de la niña. 52 Todos lloraban y hacían lamentación por ella. Pero él dijo:

—No lloréis; no está muerta, sino que duerme.

53 Y se burlaban de él, porque sabían que estaba muerta. 54 Pero él, tomándola de la mano, clamó diciendo:

—¡Muchacha, levántate!

55 Entonces su espíritu volvió, e inmediatamente se levantó; y él mandó que se le diera de comer. 56 Sus padres estaban atónitos; pero Jesús les mandó que a nadie dijeran lo que había sucedido.


Cristo se dirigía a la misma vida y el aliento de la niña, así como la necesidad de la familia y el amor en sus padres. Pero, por supuesto, Cristo también se refirió a las necesidades espirituales y la fe de las personas, las necesidades de nivel más alto en la escala de las necesidades.

d. Mateo 8:1-22

Mateo 8:1-22 (RVR1995)
8 Cuando descendió Jesús del monte, lo seguía mucha gente. 2 En esto se le acercó un leproso y se postró ante él, diciendo:

—Señor, si quieres, puedes limpiarme.

3 Jesús extendió la mano y lo tocó, diciendo:

—Quiero, sé limpio.

Y al instante su lepra desapareció. 4 Entonces Jesús le dijo:

—Mira, no lo digas a nadie, sino ve, muéstrate al sacerdote y presenta la ofrenda que ordenó Moisés, para testimonio a ellos. 5 Al entrar Jesús en Capernaúm, se le acercó un centurión, que le rogaba 6 diciendo:

—Señor, mi criado está postrado en casa, paralítico, gravemente atormentado.

7 Jesús le dijo:

—Yo iré y lo sanaré.

8 Respondió el centurión y dijo:

—Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente di la palabra y mi criado sanará, 9 pues también yo soy hombre bajo autoridad y tengo soldados bajo mis órdenes, y digo a éste: “Ve”, y va; y al otro: “Ven”, y viene; y a mi siervo: “Haz esto”, y lo hace.

10 Al oírlo Jesús, se maravilló y dijo a los que lo seguían:

—De cierto os digo que ni aun en Israel he hallado tanta fe. 11 Os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los cielos; 12 pero los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

13 Entonces Jesús dijo al centurión:

—Vete, y como creíste te sea hecho.

Y su criado quedó sano en aquella misma hora.

14 Fue Jesús a casa de Pedro y vio a la suegra de éste postrada en cama, con fiebre. 15 Entonces tocó su mano y la fiebre la dejó; ella se levantó, y los servía.

16 Al caer la noche le llevaron muchos endemoniados, y con la palabra echó fuera a los demonios y sanó a todos los enfermos, 17 para que se cumpliera lo dicho por el profeta Isaías: «Él mismo tomó nuestras enfermedades y llevó nuestras dolencias.»

18 Viéndose Jesús rodeado de mucha gente, dio orden de pasar al otro lado. 19 Se le acercó un escriba y le dijo:

—Maestro, te seguiré adondequiera que vayas.

20 Jesús le dijo:

—Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo, nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde recostar su cabeza.

21 Otro de sus discípulos le dijo:

—Señor, permíteme que vaya primero y entierre a mi padre.

22 Jesús le dijo:

—Sígueme; deja que los muertos entierren a sus muertos.


Cristo se dirigió a las necesidades físicas de las personas para la salud, e incluso la respiración, pero también se dirigió a las necesidades espirituales de la gente.


3. Describir a su instructor algunas de las necesidades humanas y situaciones de crisis a las cuales los adolescentes en su comunidad se enfrentan hoy en día. Describir algunas de las situaciones de crisis que enfrentan las familias. Esto se puede hacer en el entorno de una discusión de grupo.

Los adolescentes son seres humanos y por lo tanto están sujetos a las mismas necesidades humanas, como se muestra en la pirámide. Sin embargo, como son personas en transición a un mundo de adultos, los adolescentes se enfrentan a decisiones y desafíos adicionales. Con menos experiencia en el manejo de situaciones de crisis que las personas mayores, los adolescentes pueden necesitar aprender las herramientas y habilidades para hacer frente a la vida. Las familias también están compuestas por seres humanos que deben funcionar en las relaciones con los demás. Las familias con niños se encuentran en un momento interesante como sus hijos adolescentes crecen, se van de casa, estudian, encuentran amor y entran en la fuerza laboral.

Una vez que se metan en una discusión, los adolescentes, sin embargo, se centran en las necesidades humanas que son más apremiantes para ellos.

Los temas de discusión pueden incluir:

  • El divorcio y familias recombinadas que pone tensión en miembros de la familia
  • Las decisiones acerca de la escuela y de la carrera
  • La pérdida del empleo y la crisis económica en la familia
  • El romance y el sexo opuesto
  • Desafíos de autoestima
  • Pensamientos de suicidio
  • La presión de grupo para probar cosas ilegales, insalubres o inmorales
  • La violencia familiar y otros tipos de abuso
  • La pérdida de un familiar o ser querido
  • Etc.

Usualmente en cualquier crisis, ya se trate de una amplia zona de catástrofe o la pérdida de un familiar cercano, la crisis emocional puede ser devastadora para un individuo. No todas las personas están equipados emocionalmente para reaccionar y continuar a funcionar bien cuando se enfrentan a lo que muchos llamarían una situación abrumadora. Para estas personas se necesita asistencia inmediata ya que pueden deprimirse, incluso hasta el punto de suicidio o pueden reaccionar de una manera violenta.

Para ayudar a traer estas reacciones a su fin o hasta un punto controlable, primero la persona debe ser ayudada a un lugar físico y mental en el que no están en peligro inmediato y deben ser ayudadas a darse cuenta de esto. En el caso de la pérdida de un padre, esto puede significar que el adolescente se le ayuda a darse cuenta de que tienen muchos amigos y familia, una comunidad que les ayudará a seguir y proveer para sus necesidades.

Las necesidades humanas de cualquier individuo comienzan con los mismos elementos básicos: refugio, agua y comida. Los cristianos deben reconocer la necesidad primero por Dios y una relación con Él, y recordar a los que ayudan a mantener esta necesidad en primer lugar ante todas las cosas. Más allá de estas necesidades básicas, existen posibles necesidades de apoyo, físicas, médicas y emocionales que serán consideradas. Una persona herida en un incendio que ha destruido su casa necesita atención médica antes de que necesita apoyo emocional (aunque los dos pueden venir casi simultáneamente a veces). En las ocupaciones profesionales que tratan con asuntos de alto estrés o sufrimiento humano normal, el apoyo emocional a seguir más a menudo se denomina Manejo del Estrés en Incidentes Críticos. Esta es una forma de consejería que es importante no sólo para los profesionales como los bomberos, sino también para las familias y las comunidades necesitadas.

El estrés de un incidente puede ser abrumador y puede manifestarse en algún momento depués o ser algo fijo en las acciones de la persona y la perspectiva de su vida. Aunque no todas las personas se ven afectadas por tal estrés, lo mejor es ver a las necesidades potenciales de una persona en crisis para evitar la posible auto-destrucción que puede venir. No sólo se toma en cuenta lo que una persona dice que están sintiendo, no sólo lo que han tenido que pasar, sino a largo plazo cómo son hoy en día frente a la persona que eran antes de la crisis.

En una intervención inmediata, será un hombro donde apoyarse, alguien para ofrecer apoyo. Ofrecerá aliento y ayuda para organizar esas necesidades básicas de refugio, agua y comida. Le informará a su «supervisor» en la intervención de cualquier duda que observa que puede ser necesario referir a un consejero profesional.

Las familias se enfrentan a una variedad de situaciones de crisis, y algunas cosas que algunos no consideran ser una crisis puede ser devastadoras para otros. Por eso aquí está una lista de las situaciones de crisis comunes:

  • Incendio de la casa
  • La muerte de un ser querido
  • Pérdida de ingresos
  • Enfermedad terminal
  • Defectos de nacimiento
  • Nacimientos múltiples (quintillizos por ejemplo, imaginense cinco niños a la vez, podría ser estresante)
  • Herida grave
  • Catástrofe natural


4. Hablar de sus propios motivos para querer ayudar a sus amigos cuando se enfrentan a crisis personales o familiares. ¿Y qué acerca de los extraños? Esto se puede hacer en una sesión de discusión de grupo.

El objetivo de este requisito es para el individuo examinar sus propias razones para querer ayudar a alguien. Lastimosamente, hay muchas más malas razones para querer involucrarse que hay buenas razones. La única razón válida para participar es por amor. Causas malas incluyen la curiosidad, el deseo de los chismes, el deseo de sentirse mejor acerca de sí mismo, o por un sentido de querer controlar la vida de otra persona. A veces la gente piensa que sus amigos no pueden salir de su lío sin su ayuda. ¡Asegúrese de que está haciéndolo para la razón correcta!


5. Describir las clases de necesidades humanas y dar un ejemplo de la vida real de cada uno.

Pirámide de Maslow: jerarquía de necesidades.

La escala de las necesidades se describe como una pirámide de cinco niveles: los cuatro primeros niveles pueden ser agrupados como «necesidades de déficit» (deficit needs o D-needs) (primordiales); al nivel superior lo denominó por última vez «autorrealización», «motivación de crecimiento», o «necesidad de ser» (being needs o B-needs). La idea básica es: sólo se atienden necesidades superiores cuando se han satisfecho las necesidades inferiores, es decir, todos aspiramos a satisfacer necesidades superiores. Las fuerzas de crecimiento dan lugar a un movimiento ascendente en la jerarquía, mientras que las fuerzas regresivas empujan las necesidades prepotentes hacia abajo en la jerarquía. Por ejemplo, un hombre de negocios en el nivel de reconocimiento que se le diagnostica cáncer gastará una gran cantidad de tiempo para concentrarse en su salud (necesidades fisiológicas), pero continuará a valorar su rendimiento en el trabajo (necesidades de reconocimiento) y es probable que volverá al trabajo durante los períodos de la remisión.


6. Explicar los pasos en el proceso de intervención en crisis y de aplicar cada paso a un estudio de caso suministrado por su instructor.

Una búsqueda de pasos para la intervención en crisis obtiene un número de diferentes modelos.

Se les anima a los consejeros a estar conscientes de las respuestas típicas de aquellos que han experimentado una crisis o actualmente luchando con el trauma. Al nivel cognitivo, pueden culparse a sí mismos u otros por el trauma. A menudo, la persona parece desorientada, se vuelve hipersensible o confundida, tiene falta de concentración, es incierto y tiene mala resolución de problemas. Las respuestas físicas al trauma incluyen: aumento de la frecuencia cardiaca, temblores, mareos, debilidad, escalofríos, dolores de cabeza, vómitos, choque, desmayo, sudoración y fatiga. Algunas de las respuestas emocionales de la persona puede consistir experiencias de apatía, depresión, irritabilidad, ansiedad, pánico, impotencia, desesperanza, ira, miedo, culpa y negación. Al evaluar la conducta, algunas respuestas típicas a la crisis son dificultad para comer y/o dormir, conflictos con los demás, el retiro de las situaciones sociales, y la falta de interés en las actividades sociales.

Un modelo tiene seis pasos:

Los pasos 1 al 3 se tratan primariamente de ecuchar:

1. Definir el problema: El primer paso es definir y comprender el problema de la persona en el punto de vista de la crisis. Tendrá que usar las principales destrezas de escuchar de la empatía, autenticidad y la aceptación.

2. Garantizar la seguridad de la persona: Es necesario que mantenga continuamente la seguridad del cliente al frente de todas las intervenciones. Garantizar la seguridad significa evaluar constantemente la posibilidad de peligro físico y psicológico al cliente, así como a otras personas. Este paso es uno fluido en que evaluar y garantizar la seguridad es una parte continua del proceso de intervención en crisis.

3. Proveer apoyo: Es importante que se comunique a la persona que se preocupa por él. El apoyo puede ser emocional, así como instrumental e informativo.

Los pasos 4 al 6 se tratan principalmente de actuar:

Lo ideal sería que estos pasos se trabajan a través de una forma de colaboración con la persona enfrentando la crisis, pero tal vez tendrá que dirigir a la persona para ayudarle movilizar las habilidades de la persona de manejar una situación difícil. Las habilidades de escuchar son una parte importante de estos pasos también.

4. Examinar las alternativas: Use tres perspectivas posibles. La primera es apoyar al individuo para evaluar sus apoyos circunstanciales e identificar a las personas en su vida que se preocupan por él. La segunda perspectiva es ayudar al cliente a identificar mecanismos o acciones de manejar situaciones difíciles, comportamientos o recursos ambientales que se podría usar para ayudarle a pasar la crisis actual. La tercera perspectiva es ayudar al cliente a examinar sus patrones de pensamiento y, si es posible, encontrar maneras de replantear su situación para que la perspectiva del cliente del problema sea alterada que a su vez disminuirá el nivel de ansiedad del cliente.

5. Planificar: Apoye a la persona a hacer un plan que es muy detallado y determina quienes son las personas, los grupos y otros recursos de referencia que pueden ser contactados para el apoyo inmediato; proporcione mecanismos de manejar situaciones difíciles y pasos de acción que son concretos y positivos para que el cliente lo pueda hacer en el presente. Tanto como sea posible, es importante que la planificación se realice en colaboración con el cliente para que tenga un sentido de propiedad del plan. Es importante que la persona no se sienta despojado de su poder, independencia y autoestima. Los temas más importantes en la planificación son el sentido de control y la autonomía del cliente. La planificación se trata de pasar por el corto plazo con el fin de alcanzar un cierto sentido del equilibrio y la estabilidad.

6. Obtener el compromiso: En este último paso los problemas de control y autonomía son también importantes para el proceso. Este paso consiste en pedir al cliente que resuma verbalmente el plan. En algunos casos donde la mortalidad está involucrada el compromiso puede ser por escrito y firmado por ambas personas. La meta es que el cliente pueda comprometerse con el plan y tomar pasos positivos y definitivos designados para facilitar que se mueva hacia el restablecimiento de un estado equilibrado anterior a la crisis. Los compromisos hechos por el cliente tienen que ser voluntarios y factibles. Un plan que ha sido desarrollado solo por el consejero no será eficaz.


7. Demostrar una comprensión básica de las habilidades de escuchar mediante la realización de una entrevista de al menos 30 minutos de duración. Esta entrevista debe ser observada por un observador que puede reconocer la habilidad de escuchar o ser grabada para la evaluación de su instructor. La entrevista no tiene que ser con una persona que está en crisis, pero debe ser una conversación real, no debe pretender o ser una representación de papeles.

Muchas otras especialidades requieren entrevistar a alguien más, incluyendo otras especialidades de Servicios Comunitarios Adventistas, actividades misioneras y algunas de la categoría Vocacional. Se sugiere hacer una entrevista para desarrollar otra especialidad mientras desarrolla esta especialidad también en lugar de una entrevista aleatoria.

Cada estudiante debe aprender a escuchar en la escuela, pero si alguien está tomando el tiempo para venir y hablar con su clase o con su club de manera voluntaria es el momento de escuchar.

Habilidades básicas de escuchar:

  1. No hablar mientras otros están hablando
  2. Tomar notas donde aplicable
  3. Hacer preguntas de seguimiento sobre puntos clave
  4. No jugar con los bolígrafos, el pelo, etc.
  5. Usar contacto visual normalmente y apropiadamente
  6. Respetar el tiempo y horario de la persona
  7. Darle gracias a la persona por su tiempo

8. Explicar cómo referir a una persona a un consejero profesional o pastor.

Cuando su amigo se enfrenta a una crisis que es demasiado grande para que usted lo resuelva, es necesario referirlo a alguien profesional. Hacer esto no es abandonar a su amigo, sino más bien reconociendo que sus problemas están más allá de su capacidad para ayudar. Hay cuatro pasos para hacer una referencia:

Prepare a su amigo
Antes de que pueda preparar a su amigo, va a necesitar una gran cantidad de información acerca de los servicios que ofrecen los profesionales y tener un conocimiento concreto de cómo puede ayudar. Luego, hay que compartir esa información con su amigo. Asegure a su amigo que buscar ayuda profesional no es una señal de debilidad. Más bien, es a menudo el camino más eficaz y menos doloroso de la recuperación.
Obtenga la participación de su amigo
La decisión de ver a un profesional pertenece a su amigo, no a usted. No presione a su amigo en tomar esta decisión. Puede tomar algún tiempo para acostumbrarse y hacer la decisión podría tardar mucho tiempo.
Prepare al profesional
Una vez que su amigo ha decidido ver a un profesional, usted debe llamar y hablar con el profesional. No haga la cita usted mismo para su amigo. Lo ideal sería que su amigo debe hacerlo por sí mismo, pero si la situación es especialmente urgente, usted podría hacer la cita para su amigo. Al contactar al profesional, dile todo lo que está cómodo decirle sobre la situación y por qué cree que la referencia es importante. Cuanto más sabe el consejero sobre el problema, más capacitado será para ayudar. Asegúrese de que las cosas le ha dicho a su amigo sobre el profesional sean ciertas y pregúntele al profesional si cree que realmente puede ayudar.
Seguimiento
Después de la primera cita de su amigo, pregunte cómo le fue. No tiene que saber los detalles de la sesión, pero no debe preguntar si hay algo que puede hacer para ayudar a su amigo. Su apoyo continuo puede ayudar a asegurar un resultado positivo.

Referencias